Por qué practicar danza oriental

Por qué practicar danza oriental?

Seguro que en más de una ocasión cuando has visto alguna actuación, o eres testigo de la “fiebre oriental”, te has preguntado… y por qué?

Pues bien, a continuación algunos de los beneficios más importantes para empezar a practicarla, pero cuidado que engancha!

 

 

Los beneficios de practicar danza oriental

 

A NIVEL FISICO

En esta danza se trabajan los principales grupos musculares, desde el sóleo, musculo que flexiona los pies; muy importante para mantener la postura y para la locomoción cuando se camina, corre o baila; pasando por los glúteos; brazos; espalda; abdomen; tórax; cuello; hombros y cabeza.

Trabajo de alineación corporal;  aliviando dolores lumbares y de espalda; fortaleciendo zona abdominal-pélvica; descargando stress en zonas de cuello y deltoides; en definitiva
corrigiendo erroneas posturas adquiridas.

Mejora del riego sanguineo, sus variadas rutinas de ejercicios junto a una correcta metodologia de respiración, aumentan el riego sanguineo, facilitando asi la circulación y previniendo problemas vasculares

Trabajo Intenso zona abdominal y pelvica, previniendo así futuros problemas derivados de la debilitación del suelo pelvico en mujeres. Los movimientos y ejercicios enfocados a la zona abdominal preparan a la mujer bien para dar a luz o bien para recuperarse tras ser mamá;  cobrando cada vez más fuerza una de las teorías acerca de sus origenes, que la situan en el antiguo egipto, donde las mujeres se reunian con bailes y rutinas especificas para el momento de alumbrar.

A NIVEL TERAUPETICO

Trabajo de aceptación y conocimiento interior, refuerza la autoestima, recupera la feminidad,  potencia nuestra forma de expresarnos. Conectando con nuestro “yo” más escondido, alejandonos de miedos e inseguridades.

Esa conexión desarrollada en las clases de danza oriental, donde fluyen emociones intensas, genera un ambiente único, mejora las relaciones sociales con las otras mujeres, compartiendo logros, alegrías y sensaciones nuevas, formando parte de una forma intima especial de un grupo, creando compañerismo.

Coordinación y sincronización corporal a través de la música, liberando mente y cuerpo.

EN DEFINITIVA

Una danza que no tiene “reglas” no importa la edad, anatomia o altura. Una danza mágica y milenaria que perdura a través de los años. Una danza que te transporta a un lugar especial, lejos de la rutina y el stress diario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.