Las lesiones y la bailarina – Fase 2

Me he lesionado y ahora qué?

2do post del artículo “Las lesiones y la bailarina”. Una fase oscura que redacto tal cual la sentí, con el objetivo de ayudar, nunca de desanimar. Fases tan oscuras como reales. Aceptar siempre es el camino, gestionarlo es lo complicado… En cuanto a las “lecciones de vida” nunca pensé que hay un ente superior que ponga las lecciones premeditadamente, simplemente existen, y cuando suceden, obtienes el “aprendizaje”. La vida se compone de situaciones que ocurren sin más, no te sientas culpable ni vigilado por alguien que ha decidido que te pase una cosa u otra dependiendo de tus elecciones o deseos.

SEGUNDA FASE, LA “IRA”

Una vez que organizas y consigues compañeras sustitutas para tus clases, (mis maravillosas Amora y Reme), mandas video (super maquillada) a tus alumnas, sacando optimismo de donde no lo tienes para que ellas no interrumpan su formación,  solucionas las citas que tenias pendientes, los turnos para cuidar a tu madre….. llega la oscuridad, la ira, el enfado, el ¿por qué a mí? y no entiendes nada, recibes llamadas de tus amigos, colegas de profesión, alumnas y todos, absolutamente todos, te dan consejos para animarte y con las mejores de las intenciones   “aprovecha este tiempo para descansar”; “el universo sabe lo que hace”; “necesitabas parar y tu cuerpo te ha forzado a hacerlo”; “no hay mal que por bien no venga”, etc etc

Y te ves dando las gracias de forma casi autómata, sin parar de llorar, sin ser capaz de razonar, contestado sinceramente solo a tus amigas más intimas, de como te sientes realmente, y no lo entienden, y las respondes mal, y te vuelven a decir que “todo pasa por algo”, “que la vida te pone estas lecciones para que aprendas” y las increpas con que todo eso son tonterías, que no me ayudan a solucionar nada, que nadie va a arreglar las terribles consecuencias tanto psicológicas, físicas y económicas, y te descubres en una persona que no eres, aceptando a su vez que nadie va a hacer el esfuerzo de comprenderte, no porque no quieran, es que no pueden, todos absolutamente todos  vivimos inmersos en un mundo de locos, stress, de pura lucha con mil y un problemas, no vivimos, subsistimos (esto será material para otro articulo) y te invade la desesperación, porque te sientes incomprendida, porque pasas horas y horas escayolada tumbada con la pierna en alto mirando al techo con la mirada perdida, observando como tu mundo se derrumba sin poder hacer nada para evitarlo, solo esperar,  sin respuesta al por qué de la “maldita lección que la vida te ha dado”

Ira, más Ira…  sentimiento oscuro, violento y tremendamente difícil de controlar y gestionar,  jamás lo viví… hasta entonces. Y llega la oscuridad, y desaparecen las llamadas, muchas (gracias a dios no todas) empiezan a olvidarse de tí y pasan las horas, los días, y, aunque sea irreal, sigues sintiéndote SOLA

Tercera Fase

Y tú? Qué opinas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.